Declarando de interés legislativo los actos en conmemoración del 25° Aniversario de la Firma del Tratado de Asunción, creando el acuerdo de integración regional del Mercado Común del Sur (MERCOSUR).

Corresponde al expediente: F 106 / 2016-2017

 

 

PROYECTO DE DECLARACION

El Honorable Senado de la Provincia de Buenos Aires

RESUELVE

   El Honorable Senado de la Provincia de Buenos Aires,  declara de Interés Legislativo, todos los actos que tuvieron lugar en nuestra Provincia al cumplirse el día 26 de marzo, el 25 aniversario de la firma del Tratado de Asunción, creando el acuerdo de integración regional del Mercado Común del Sur (MERCOSUR).

 

FUNDAMENTOS

 

La integración ha sido un arduo procedimiento entablado por las diferentes naciones a lo largo de la historia, sin embargo sólo en el siglo XX, han habido demostraciones relevantes y construcciones serias en ese sentido. América Latina no ha sido la excepción a este suceso, siendo uno de sus principales hitos el Tratado de Asunción, celebrado el 26 de marzo de 1991 en la capital homónima, entre Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay donde los cuatro países signatarios dieron inicio a un proceso de integración regional que adoptó el nombre de Mercado Común del Sur o MERCOSUR, proporcionándole a través de este instrumento una estructura institucional básica al acuerdo y, lo que es sumamente importante, estableciendo un área de libre comercio entre los Estados.

El tratado denomina a los países fundacionales “Estados Partes”, proponiendo la ampliación de sus mercados nacionales, entendiendo que sólo a través de la integración podrán acelerarse sus procesos de desarrollo económico con justicia social, promover la eficacia de los recursos, preservar el medio ambiente, generar un mejoramiento de las interconexiones físicas, promocionar la coordinación de las políticas macroeconómicas y complementar los diferentes sectores de la economía con base en los principios de gradualidad, flexibilidad y equilibrio. Apostando por supuesto a lograr, conjuntamente, la adecuada inserción internacional para todos los Estados Parte, siendo esta última meta indirectamente cumplida al generar el Mercado Común un impacto geopolítico de relevancia mundial que ha permitido que Argentina y Brasil formen parte del G-20.

Este compromiso asumido a través del Tratado de Asunción, conlleva también obligaciones de los Estados Parte, tanto en la armonización de sus legislaciones, como así en la seguridad que deben otorgar los Países firmantes para generar condiciones equitativas de comercio, inhibiendo prácticas desleales y promoviendo normas comunes de competencia comercial; sin embargo, los mayores aportes han sido las novedosas herramientas propuestas por el Tratado en materia de área de libre comercio y libre tránsito de personas; el primer concepto implica exención de impuestos, tasas y otros gravámenes internos, generando que los productos originarios del territorio de un Estado Parte gocen ante los demás Estados del mismo tratamiento que se le aplique al producto nacional. Los resultados han sido palmariamente demostrados, el MERCOSUR es considerado como una potencia económica, con un PIB de 4,58 billones de dólares, lo que representa el 82,3% del PBI total de toda Sudamérica. El segundo concepto implica la libertad de circulación de los habitantes de los Estado Parte entre sí, esto aproxima social y culturalmente a los individuos, teniendo en cuenta que cerca del 70% de la población de América del Sur se encuentra contenida en el MERCOSUR, a más de facilitar sus transacciones comerciales.

El Mercado Común del Sur representa el cuarto bloque económico del mundo, en importancia y volumen de negocios, y la quinta economía mundial, si se considera el PIB nominal producido por todo el bloque. Finalmente, en el aspecto sociopolítico del Tratado, es relevante destacar que el MERCOSUR es en sí mismo una Carta Democrática, que impide la pertenencia al bloque de países no democráticos.

Por la importancia del establecimiento de una zona de libre comercio y libre tránsito, de diversos mecanismos de complementación productiva y de integración económica, social y cultural, como también de un pie de equidad entre las diferentes Naciones democráticas involucradas, todo lo anterior consecuencia de la firma del Tratado de Asunción celebrado el 26 de marzo de 1991, es que solicito a este Honorable Cuerpo la aprobación del presente Proyecto de Declaración.