Declarando de interés legislativo todos los actos y conmemoraciones a realizarse en nuestra provincia al cumplirse el primer centenario del “genocidio Armenio”, que se inicio el 24 de abril de 1915 y finaliza en el año 1923.

Corresponde al Expediente: F 89 – 2015-2016

PROYECTO DE DECLARACIÓN

El  H. Senado de la Provincia de Buenos Aires

DECLARA

    Declarar de Interés Legislativo, todos los actos y conmemoraciones a realizarse en nuestra Provincia, al cumplirse el primer centenario del “Genocidio Armenio”, que se inició el 24 de abril de 1915 y finalizó en el año 1923, en cuyo período, perdieron la vida un millón y medio de personas. 

FUNDAMENTOS

   El presente Proyecto tiene por objeto declarar de Interés Legislativo, todos los actos y conmemoraciones a realizarse en nuestra Provincia, al cumplirse el primer centenario del “Genocidio Armenio”, que se inició el 24 de abril de 1915 y finalizó en el año 1923, en cuyo período perdieron la vida un millón y medio de personas.

El “Genocidio Armenio”, es el primero del Siglo XX; fue planificado por Turquía, el entonces Imperio Otomano durante el gobierno del partido “Unión y Progreso”, también conocido, como el de los “jóvenes turcos”, con el objetivo de exterminar a los armenios de Turquía, salvo una pequeña comunidad importante de Estambul. Los sobrevivientes se establecieron en ciudades de Medio Oriente, Europa, América  del Norte y del Sur.

Todo comenzó el 24 de abril del año 1915, cuando las autoridades otomanas detuvieron primero a 235 armenios y luego a unos 600 más en Estambul. Cabe destacar que el “Genocidio Armenio”, o “la solución final”, contó con tres pasos premeditados:

  • Arresto y muerte de la clase dirigente armenia (Intelectuales, Políticos, Religiosos y Comerciantes).
  • Desarme y asesinato de la población masculina en edad de portar armas.
  • Deportación de las mujeres, ancianos y niños, hacia los desiertos de Siria y Mesopotamia, con el fin encubierto de la muerte por inanición o enfermedades.

Las masacres se realizaron bajo la apariencia de una deportación provisoria, cuyo objeto era alejar a la población civil de las zonas próximas al frente de lucha.       Pero, en realidad, un mínimo porcentaje pudo sobrevivir a las enfermedades, el hambre y la sed, como así también, a los maltratos, los raptos y violaciones ocasionadas por bandas armadas que robaban y mataban  a discreción.

Prácticamente, en ese año 1915, el plan mayor había sido concertado; casi no quedaban armenios en Anatolia Oriental,  y luego vino el turno de los armenios en Cilicia, con el mismo resultado.

Al término de la Segunda Guerra Mundial, en  la ONU se establecieron algunas normas en materia de genocidio, mientras que en el año 1985,  en la Argentina las Cámaras de Diputados y Senadores de la Nación, solicitaron al Presidente Raúl Alfonsín que intercediera ante la ONU, para lograr el reconocimiento del “Genocidio Armenio”. Mientras, otras iniciativas legislativas manifiestaron su pesar por la muerte de un millón quinientas mil personas, durante dicho flagelo. Y otra propuesta legislativa, fue un proyecto de Ley presentado en el Congreso de la Nación, que propone incorporar a la curricula educativa de los diferentes niveles, el día “24 de abril” para conmemorar en los establecimientos educacionales, el “Genocidio Armenio” antes mencionado.

Por los argumentos antes esgrimidos, es que solicito a este Honorable Cuerpo la aprobación del presente.   

FUNDAMENTOS

      El presente Proyecto tiene por objeto declarar de Interés Legislativo todos los actos y homenajes a realizarse en nuestra Provincia con motivo de cumplirse el día 18 de noviembre,  un nuevo Aniversario de la histórica reunión entre los dirigentes Ricardo Balbín y Juan Domingo Perón.

Ricardo Balbín y Juan Domingo Perón, han sido dos  protagonistas destacados de la historia Argentina del siglo XX. Cabe destacar, que la relación entre ambos dirigentes políticos transitó por el camino del  enfrentamiento, en la mayor parte de su participación política, donde lamentablemente quien perdió fue el País, que no pudo conjugar los denominadores comunes de los dos principales Partidos, postergando la posibilidad de lograr consolidar un democracia duradera y una convivencia social durante muchos años.

Será durante el retorno a la Democracia en la década del 70, cuando en la madurez de la vida de ambos líderes políticos, que tuvieron lugar los primeros encuentros entre Perón y Balbín, con el firme propósito de aportar sus esfuerzos militantes, para que nuestro País en adelante pueda vivir en un marco de convivencia democrática y  armonía, y lograr de esta manera, una pacificación definitiva para la República Argentina.

Así, los Radicales siempre destacamos al último Balbín, el que perdurará en el imaginario de los argentinos, aquél, que despojándose de sus viejas luchas, diera los pasos necesarios para la consolidación de la Democracia y las instituciones republicanas de nuestro País, sabiendo que tenía mucho para perder desde el punto de vista electoral, porque como él decía, cuando los líderes se amigan, ese gesto político repercute en el Pueblo, el cual generosamente extiende la mano, para iniciar un nuevo camino de diálogo y paz.

Un ejemplo de los antes dicho es la constitución de “La Multipartidaria”, que significó la posibilidad de conjugar denominadores comunes para los partidos políticos argentinos. En tal sentido, bajo el paraguas del sistema republicano, se comenzaron a delinear los presupuestos mínimos de respeto entre las mayorías y las minorías en la Argentina.

En este sentido, con el “Abrazo Balbín – Perón”, la Ciudadanía se reencontraba, no viendo al otro partido, como un enemigo, sino como un adversario circunstancial en la competencia electoral democrática.

Con el propósito de testimoniar la predica constante por la unión nacional, luego de aquel encuentro, debemos rescatar el discurso que Ricardo Balbín pronunciara el día 1 de julio de 1974, cuando falleciera el Presidente Juan D Perón.

Una nueva Democracia se instaurará definitivamente en nuestro País en el año 1.983, de la cual todos los ciudadanos esperan que sea el sistema que ponga fin a los problemas estructurales de nuestra Patria, pero para que ello sea posible, se deberán tener en cuenta todas las ideas y la búsqueda de consensos, a partir de un diálogo fluido y de respeto entre todos los actores y partidos políticos.

Por ello, entendemos que el camino que nos señalaron Balbín y Perón constituye un ejemplo claro de cómo se puede hacer política en beneficio del País, dejando de lado los protagonismos personales y partidarios. Esperemos que este nuevo aniversario del encuentro histórico de dos políticos anteriormente enfrentados, sea tenido en cuenta   para el desarrollo de la acción política de hombres y partidos en nuestra Argentina del  siglo XXI.

Por los argumentos antes esgrimidos, es que solicito a este Honorable Cuerpo la aprobación del presente Proyecto.