Declarando de Interés Legislativo, todos los actos y homenajes a realizarse en nuestra provincia, con motivo de conmemorarse el día 20 de Septiembre de 2014, el 30º aniversario de la entrega del informe de la CONADEP.

Corresponde al Expediente: F 472 – 2014-2015

PROYECTO DE DECLARACIÓN

El Honorable Senado de la Provincia de Buenos Aires

DECLARA

   De Interés Legislativo, todos los actos y homenajes a realizarse en nuestra Provincia, con motivo de conmemorarse el día 20 de Septiembre, el 30º Aniversario de la entrega del informe de la CONADEP. 

FUNDAMENTOS 

   Con el advenimiento de la Democracia en la Argentina y el triunfo del candidato de la Unión Cívica Radical, Dr. Raúl Ricardo Alfonsín, quien, una de las primeras medidas de Gobierno, tal cual se había comprometido en la campaña electoral, fue crear una Comisión con destacadas personalidades de nuestra Sociedad, con el propósito de recibir las denuncias sobre desaparición de personas, soplaron aires nuevos en nuestro País. En ese mismo proceso electoral, el candidato a Presidente del Partido Peronista, el Dr. Ítalo Luder, propicia una “Ley de auto amnistía”, para resolver el tema de Derechos Humanos en Argentina.

En tal sentido, a cinco días de asumir la Presidencia de la Nación, el 15 de diciembre de 1983, Raúl Alfonsín firmó el Decreto 187/83, por el cual propició constituir una Comisión Nacional, que tendría por objeto esclarecer los hechos relacionados con la desaparición de personas en el País.

Las funciones taxativas de esta Comisión eran las de recibir pruebas y denuncias sobre los hechos y remitirlas a la Justicia, si ellas estuvieran relacionadas con la presunta comisión de delitos, como así también, averiguar el destino o paradero de las personas desaparecidas. También el Decreto 187/83, establece en su articulado, que la Comisión tendrá la tarea de ubicar a los niños desaparecidos, sustraídos a la tutela de sus padres y emitir un informe final, con la explicación detallada de los hechos investigados, a los 180 días a partir de su constitución.

La CONADEP relevó miles de casos de desaparición, secuestro, tortura y ejecuciones y con cada uno de los casos denunciados se conformó un legajo numerado. La Comisión compiló más de 50.000 páginas de documentación, la cual, fue  entregada  al  Presidente Alfonsín,  el  20 de  diciembre  de 1984,  sirviendo  de fuente documental para el libro “Nunca Más” y el posterior juicio que se llevó adelante contra las Tres Juntas Militares y dirigentes guerrilleros que violaron los Derechos Humanos, los cuales, fueron condenados a cadena perpetua, para más adelante, ser amnistiados por el Presidente peronista Carlos Menem. A lo antes mencionado, hay que sumarle los intentos de golpe de estado llevados adelante por los oficiales medios del Ejercito, entre ellos, los protagonizados por los Coroneles Mohamed Alí Seineldín y Aldo Rico, cuya verdadera reivindicación era poner fin a los juicios iniciados por Alfonsín.

Se cumplen 30 años de la entrega del informe al presidente Raúl Alfonsín y, si bien es cierto que estas políticas ponían al País al borde del abismo, al ser desarrolladas en tiempos de precariedad política, existía una razón ética para su implementación, más allá  de que la Democracia pendiera de un hilo de seda.

Una forma de dar continuidad a ese inédito proceder en materia de Derechos Humanos, hoy en una Democracia consolidada, es avanzar con los juicios interrumpidos por los alzamientos militares, como se están llevando a cabo. Además se deberían anular los Decretos de indultos a las Juntas Militares y dirigentes guerrilleros que violaron los Derechos Humanos y retornarlos a prisión perpetua, como así también, iniciar los postergados juicios de investigación sobre la desaparición de casi 2.000 personas, que tuvieron lugar entre los años 1974 y 1976. Asimismo exigir el esclarecimiento de la primera desaparición en Democracia de Julio López y el acceso a todos los ciudadanos: a una vivienda digna, al derecho a la salud, a la educación, a la libertad sindical, a la libertad de opinión, a crear conciencia ciudadanía y a tener la seguridad de poder vivir, convivir y progresar, en una República que se precie de tal.

Por los argumentos antes esgrimidos, es que solicito a este Honorable Cuerpo, la  aprobación del presente Proyecto.