Declarando la Emergencia Hospitalaria y Sanitaria del Hospital Interzonal Dr. José Penna de Bahía Blanca (Coautor)

Corresponde al Expediente: E 89 – 2014-2015
PROYECTO DE LEY

El Senado y la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires
sancionan con fuerza de

LEY

ARTÍCULO 1º: Declárese la emergencia hospitalaria y sanitaria del Hospital Interzonal Dr. José Penna de Bahía Blanca a partir de la fecha del dictado de la presente y mientras exista el estado de deterioro del nosocomio, hasta su normal restablecimiento.

ARTÍCULO 2º: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

FUNDAMENTOS

El presente proyecto de Ley tiene como finalidad declarar el estado de emergencia del Hospital Interzonal “Dr. José Penna” de Bahía Blanca.
Tal como se ampliará, son varias y de diverso linaje las circunstancias que motivan la necesidad, conveniencia y viabilidad de la declaración de emergencia de este importante nosocomio bonaerense.
El Penna es una prestigiosa y añeja institución, habilitada el 28 de abril de 1928, para el centenario de la ciudad de Bahía Blanca, aunque su inauguración oficial no ocurrió sino hasta el 27 de abril de 1930.
En 1957 se lo designó con el nombre actual: Hospital Interzonal General de Agudos “Dr. José Penna”, en memoria del médico sanitarista y epidemiólogo que alcanzó renombre mundial por sus investigaciones.
Durante la década del ´70, el crecimiento de Bahía Blanca, Punta Alta y otras ciudades de la zona inmediata dieron cuenta de la necesidad de una importante ampliación. Es por ello que en el primer semestre del año 1973, se inician las obras de un gigantesco complejo sanitario, moderno y de alta complejidad, cuya inauguración oficial tuvo lugar el 17 de agosto de 1984.
Es así como se ha erigido como el centro de alta complejidad más importante de la región, con una superficie cubierta de 40.000 metros cuadrados.
Para advertir la importancia de esta institución, téngase en cuenta a título ejemplificativo que el Htal. Penna posee la única maternidad pública de Bahía Blanca, produciéndose allí el 50 por ciento de los nacimientos de la ciudad (aproximadamente 3.000 anuales) y que ha sido el primer hospital público de Bahía Blanca y del sur en realizar un trasplante renal.
Asimismo, es el único hospital de la zona que cuenta con servicio público de Cardiología y de Hemodiálisis, la única institución con efector público y privado de asistencia a la Tuberculosis, cabecera del Programa de Lucha Antituberculosa, referente regional para el diagnóstico y tratamiento de SIDA; único centro público de Estomatología, Cirugía y Traumatología buco máxilo facial, de terapia intensiva pediátrica, de internación de salud mental, de terapia por plasmaferesis y de mamografía.
El Hospital Penna es además uno de los hospitales públicos de la Provincia que ofrece tratamientos de fertilización asistida en el marco de la nueva Ley 14.208 que establece cobertura gratuita en la provincia de Buenos Aires para mujeres entre 30 y 40 años con problemas de infertilidad.
Lamentablemente, pese a la importancia y trascendencia de esta prestigiosa institución -no solo para Bahía Blanca sino también para otras localidades vecinas e incluso habitantes de otras provincias que se acercan a ella- la misma se encuentra atravesando desde ya hace varios años una seria crisis por el notorio deterioro de su estructura edilicia, la falta de personal y otras falencias -la mayoría de ellas motivadas por la falta de recursos necesarios- lo cual ha traído aparejado como consecuencia un empeoramiento de la calidad del servicio de salud prestado.
Actualmente, debido a los referidos problemas edilicios, la institución ha visto reducida su capacidad que inicialmente fuera proyectada para 360 camas, a sólo 234, de las cuales únicamente 204 están realmente operativas si se tienen en cuenta las camas que día a día se clausuran.
Al deficitario mantenimiento edilicio de la institución, que tiene una antigüedad considerable, se suma la carencia de insumos esenciales y profesionales todo lo cual pone en serio riesgo el derecho esencial a la salud de los miles de bonaerenses que concurren diariamente a este nosocomio.
Estas circunstancias han sido puestas ya de relieve en anterior proyecto de declaración de nuestra autoría (F 305/13-14), donde manifestábamos lo preocupante de la situación, exhortando a las autoridades competentes la búsqueda de soluciones.
Lejos de mejorar, a la fecha la situación del nosocomio ha ido empeorando.
Día a día, en la mayoría de los medios periodísticos locales, se publica algún titular que da cuenta de la grave situación que atraviesa este Hospital.
De la recorrida del nosocomio y la charla con los profesionales, surge claramente, patente, lo acuciante de la situación y la falta de respuesta a los continuos reclamos realizados no solo por aquellos sino también por los pacientes y sus familiares.
Dentro de la larga lista de problemas que atraviesa el Hospital, podemos citar, a título meramente ejemplificativo los inconvenientes técnicos del aire acondicionado y su sonoridad, la falta de equipamiento, insumos y recursos humanos, la necesidad de remodelación del área de emergencias, la falta de funcionamiento de dos de los siete quirófanos con que cuenta, la falta del mamógrafo que se encuentra fuera de servicio hace meses, la necesidad de reparar las filtraciones de agua en los techos que hace que se produzca caída de materiales, la necesidad de poner en marcha de una vez la tan prometida área de Neonatología entre otros.
A toda esta problemática se suma la particular situación de los profesionales que se desempeñan en el Hospital, que han debido tomar diversas medidas de fuerza en reclamo de mejoras de las condiciones laborales y salariales.
La “Emergencia” implica la sustitución de un estado normal por otro anormal. En el derecho público es un estado caracterizado por la excepcionalidad, por una transitoriedad fundamental, no pudiendo extenderse demasiado tiempo porque ello supondría instaurar una emergencia casi estable, contrario a los principios de razonabilidad de medios a fines.
El estado de emergencia o excepción, en sentido amplio, puede ser definido como aquel instrumento jurídico por medio del cual el Estado de Derecho pretende remediar circunstancias de carácter extraordinario que afectan gravemente la seguridad de las personas, de la Nación o de las instituciones, y que no puedan ser afrontadas mediante el normal funcionamiento de los órganos del poder público o de la sociedad.
En esta senda, es evidente que esta grave situación que afecta, menoscaba y perjudica el derecho a la salud de miles de bonaerenses, no ha encontrado solución por los carriles normales. Los procesos licitatorios para realizar las obras de infraestructura necesarias se demoran indefinidamente. Los recursos para este tipo de mejoras nunca son incluidos en las leyes presupuestarias…
Por ello consideramos necesario la declaración de emergencia requerida a los fines que, de ese modo, puedan arbitrarse todos los medios para solucionar rápidamente los problemas de la institución y se proceda a la contratación de personal, la reparación de los deterioros edilicios (filtraciones de agua, cañerías, cloacas, climatización, sistema eléctrico en general) y demás medidas que permitan que el nosocomio pueda operar con normalidad.
Lamentablemente, no nos queda otra alternativa que recurrir a la herramienta legal de la declaración de emergencia para tratar de zanjar la apremiante situación de esta institución hospitalaria, atento encontrarse en juego un derecho elemental, básico, de raigambre constitucional, como es el derecho a la salud pública de los miles de bonaerense que recurren a sus servicios.
Los problemas del Penna son harto reiterados y conocidos por todos: habitantes, autoridades, profesionales, vecinos, legisladores. Los reclamos también se multiplican: los trabajadores de la institución han tomado ya diversas medidas de fuerza, y no se descarta que pueda volver a ocurrir de continuar así la situación; desde el H. Consejo Deliberante de Bahía Blanca se han dictado diversos proyectos de Resolución (como los Exptes. 471/2009; 1530/2012; 233/2013). Es hora de brindar una solución. No podemos seguir postergando un derecho esencial de los ciudadanos. La Constitución que juramos cumplir nos lo demanda (art. 36 inc. 8).
Por todo lo expuesto solicito a los Legisladores acompañen el presente proyecto de Ley.