El Honorable Senado de la Provincia de Buenos Aires declarara de Interés Legislativo todos los actos y homenajes que tendrán lugar en nuestra Provincia al cumplirse el día 26 de marzo, el 26° aniversario de la firma del Tratado de Asunción, creador del acuerdo de integración regional del Mercado Común del Sur (MERCOSUR).

 

Corresponde al Expediente: F 68 / 2017-2018

PROYECTO DE DECLARACION

El Honorable Senado de la Provincia de Buenos Aires

 

DECLARA

 

El Honorable Senado de la Provincia de Buenos Aires declarara de Interés Legislativo todos los actos y homenajes que tendrán lugar en nuestra Provincia al cumplirse el día 26 de marzo, el 26° aniversario de la firma del Tratado de Asunción, creador del acuerdo de integración regional del Mercado Común del Sur (MERCOSUR).

 

FUNDAMENTOS

 

HONORABLE SENADO: El presente proyecto tiene por objeto declarar de Interés Legislativo todos los actos y homenajes que tendrán lugar en nuestra Provincia al cumplirse el día 26 de marzo, el 26° aniversario de la firma del Tratado de Asunción, creador del acuerdo de integración regional del Mercado Común del Sur (MERCOSUR).

Los procesos de integración regional han sido una meta deseada por las naciones a lo largo de la historia, sus motivaciones se han fundado en diversos argumentos, respondiendo prioritariamente a intereses relacionados a la defensa común, cuestiones políticas, económicas y sociales. Con la llegada del Siglo XX comenzaron a observarse avances significativos en este sentido, que consiguieron consolidarse lentamente hasta el presente.

América del Sur, ha sido anuente a esa perspectiva de política internacional, receptándola como propia a través de diferentes Tratados multilaterales, siendo el principal ejemplo el Tratado de Asunción, celebrado en la Capital de Paraguay el 26 de Marzo de 1991.

El acuerdo signado por la República Argentina, la  República Federativa de Brasil, la República del Paraguay y la República Oriental del Uruguay, dio inicio al Mercado Común del Sur o MERCOSUR, el mayor proceso de integración de la región. Con este instrumento, las naciones precitadas cristalizaron la estructura institucional básica del mercado, estableciendo una de las principales garantías para la consolidación de su organización: el área de libre comercio, que implica que los productos originarios de un Estado tengan exención de impuestos, tasas y otros gravámenes internos en el Estado que los recibe, gozando del mismo tratamiento que se le aplique al producto nacional.

Si bien el eje del tratado se sustenta en la ampliación de los mercados nacionales de los Estados Parte, el alcance de dicha estrategia de integración es superadora del ámbito comercial, comprendiendo que en el marco del intercambio, los miembros aceleran sus procesos de desarrollo económico individual, estableciendo como pautas rectoras de este intercambio la justicia social, la eficiencia de recursos y la preservación del medio ambiente.

De esta forma, aún cuando es claro que el Tratado de Asunción es un instrumento que persigue primordialmente la adecuada inserción de los Estados Parte en la economía común, como así también en otros mercados internacionales, utilizando como herramienta la coordinación de políticas macroeconómicas; indirectamente tiene una repercusión social en los países a los que compromete, generando una mayor interconexión social y cultural entre ellos, estableciendo a su vez principios de adecuación que buscan influenciar y regular la coordinación de los recursos, tales como gradualidad, flexibilidad y equilibrio. Sus miembros han optado por un compromiso regional que requiere la armonización de sus legislaciones a fin de garantizar la seguridad recíproca y las condiciones equitativas de comercio, inhibiendo prácticas desleales en este aspecto, lo que genera un pie de equidad entre las diferentes Naciones Democráticas que lo suscriben.

El Tratado de Asunción ha propuesto una herramienta novedosa que, al ser de índole supranacional ha contribuido a la consecución de sus fines de unidad: el área de libre tránsito; este concepto comprende la libertad de circulación de los habitantes de los Estado Parte entre sí, aproximando antropológicamente a los individuos, contando con la ventaja de que cerca del 70% de la población de América del Sur se encuentra contenida en su región de influencia.

Con más de dos décadas desde su implementación, el acuerdo fundante del MERCOSUR ha generado tanto los resultados económicos  que esperaba, ya que el Mercado Común es una potencia económica con un PIB de 4,85 billones de dólares anuales, siendo el 82,3% del PBI total de Sudamérica; como el impacto geopolítico anhelado, trascendiendo en sus metas locales, e incluso logrando la inclusión de sus miembros en otros procesos mundiales, siendo la principal muestra de ello la incorporación de Argentina y Brasil en el G-20.

Por las razones anteriormente expuestas, es que solicito a los Señores Legisladores, acompañen con su voto la presente iniciativa.