Estableciendo el ordenamiento de bosques nativos conforme a lo prescripto en el artículo 6º de la ley nacional Nº 26.331 de presupuestos mínimos de protección ambiental de bosques nativos y creando el fondo para el ordenamiento territorial de los mismos.

Corresponde al Expediente: E 75 – 2015-2016

PROYECTO DE LEY 

El Senado y Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires sancionan con fuerza de:

LEY 

ARTICULO 1: Establécese el ORDENAMIENTO DE BOSQUES NATIVOS, cualquiera sea su origen, sean de propiedad privada o pública, existentes en el territorio de la Provincia y los que se formaren en el futuro, así como el ejercicio de los derechos sobre sus frutos y productos, de conformidad a lo prescripto por el Artículo 6º de la Ley Nacional 26331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos.

ARTICULO 2 : Es objeto de la presente establecer el ordenamiento territorial de los bosques nativos, con las siguientes finalidades:

  • Promover la conservación del bosque nativo y regular la expansión de la frontera agropecuaria, minera y urbana y de cualquier otro cambio del uso del suelo, con el objeto de protegerlo y conservarlo en aquellos casos de encontrarse de manera prístina. Enriquecerlo y restaurarlo cuando la biodiversidad del mismo haya sido alterada por acción antrópica.
  • Implementar las medidas necesarias para evitar la disminución de su superficie y procurar que aquellos degradados se recuperen para incrementar su superficie total.
  • Garantizar la conservación del mismo mediante aprovechamientos racionales y correctos, acordes a un manejo sustentable.
  • Fomentar las actividades productivas en la forma regulada en el Plan de Conservación, el Plan de Manejo Sustentable o el Plan de Aprovechamiento con Cambio del Uso del Suelo y Evaluación del Impacto Ambiental (EIA), según la categoría de conservación a la que pertenezca, de acuerdo a lo que determine la Autoridad de Aplicación.

5- Impulsar las actividades de extensión, investigación y docencia para la conservación, recuperación, enriquecimiento, restauración, protección, aprovechamiento sustentable y manejo sostenible. En especial, concretarse la existencia en materia forestal en los INTA del Sudoeste de la Provincia y en las zonas que han tenido desarrollo forestal y han perdido toda presencia en esta materia.

ARTICULO 3: El Ordenamiento Territorial de los Bosque Nativos de la Provincia estará a cargo de la Autoridad de Aplicación, atendiendo a las siguientes definiciones:

“Bosque nativo”: a los ecosistemas forestales naturales compuestos predominantemente por especies arbóreas nativas maduras, con diversas especies de flora y fauna asociadas, en conjunto con el medio que las rodea -suelo, subsuelo, atmósfera, clima, recursos hídricos-, conformando una trama interdependiente con características propias y múltiples funciones, que en su estado natural le otorgan al sistema una condición de equilibrio dinámico y que brinda diversos servicios ambientales a la sociedad, además de los diversos recursos naturales con posibilidad de utilización económica.
Se entiende por bosques primarios los ecosistemas forestales naturales caracterizados por el dominio de especies de etapas sucesionales maduras, con bajo impacto ocasionado por actividades humanas.
Se entiende por boques secundarios los ecosistemas forestales en distinto estado de desarrollo que se están regenerando y preservan parte de su antigua biodiversidad, luego de haber padecido disturbios de origen natural o antropogénico, sobre todos o algunos de sus componentes ecosistémicos aunque, sin haber sufrido cambio de uso del suelo y que, generalmente, se caracterizan por la escasez de árboles maduros y por la abundancia de especies colonizadoras. “Especies colonizadoras”: son aquéllas que luego de producirse un claro en el monte-bosque por causas naturales o antrópicas, comienzan a regenerar el sitio. Ellas posibilitan el crecimiento posterior de especies nativas que necesitan sombra en el inicio de la germinación, hasta un estado en que superan la altura de las primeras, por lo que son muy importantes para la regeneración natural del bosque.
“Bosque nativo degradado o en proceso de degradación”: aquellos bosques nativos que, con respecto al original, han perdido su estructura, funciones, composición de especies y/o su productividad.
“Bosque no nativo”: las áreas boscosas conformadas principalmente por especies exóticas introducidas, que sean plantaciones artificiales de cultivos forestales con distintos fines.

“Biodiversidad”: variabilidad de organismos vivos de cualquier ecosistema. Comprende la diversidad dentro de cada especie y también entre las especies y ecosistemas de los que forman parte. También se incluye en este concepto los elementos intangibles que surgen de todo conocimiento, innovación y práctica tradicional, individual y colectiva con valor real o potencial asociado a los recursos bioquímicos y genéticos, según la Ley Nacional de Biodiversidad, sumándose también la diversidad cultural, sea esta de tipo étnica, de género o de clase.
“Cambio de uso del suelo”: a cualquier proceso que implique una alteración severa total o parcial del bosque para su reemplazo por otro tipo de ambiente rural y su adecuación a una actividad productiva de tipo agrícola extensiva, urbanística o minera.

“Conservación”: al manejo del bosque nativo que tiene por objeto su protección, mejoramiento o aprovechamiento sustentable, procurando, en todos los casos, el menor impacto posible en los procesos ecológicos y evolutivos que sustentan la biodiversidad nativa y producir un beneficio mayor y sostenido para las generaciones presentes y futuras.

“Comunidades campesinas”: comunidades con identidad cultural propia, efectivamente asentadas en bosques nativos o sus áreas de influencia, dedicadas al trabajo de la tierra, cría de animales y con un sistema de producción diversificado dirigido al consumo familiar y a la venta en el mercado.

“Comunidad indígena o comunidad originaria”: grupo de personas organizado en un colectivo perteneciente a alguno de los pueblos originarios que habitaban la Provincia y sus descendientes, que practican la recolección u otras actividades sustentables, en tanto coexistan con el bosque nativo y la máxima biodiversidad posible.

“Desmonte”: a toda actuación antropogénica que haga perder al bosque nativo su carácter de tal, determinando su conversión a otros usos del suelo tales como la agricultura, la ganadería, la forestación, la construcción de presas o el desarrollo de áreas urbanizadas, entre otros.
“Ecorregiones”: áreas de tierra o agua que contienen un conjunto geográficamente distintivo de comunidades naturales, que comparten la gran mayoría de sus especies y dinámicas ecológicas, comparten condiciones medioambientales similares e interactúan ecológicamante de manera determinante para su subsistencia a largo plazo.
“Enriquecimiento”: a la técnica de restauración destinada a incrementar el número de individuos, de especies o de genotipos en un bosque nativo, a través de la plantación o siembra de especies forestales autóctonas entre la vegetación existente, con el objeto de estimular la progresión sucesional.

“Estudio de Impacto Ambiental”: al estudio técnico destinado a predecir, identificar, valorar y corregir las consecuencias o efectos ambientales que determinadas acciones pueden causar sobre los sistemas naturales.

“Evaluación de Impacto Ambiental”: al procedimiento jurídico administrativo que tiene por objetivo la identificación, predicción e interpretación de los impactos ambientales que un proyecto, obra o actividad produciría en caso de ser ejecutado, así como la prevención, corrección y valoración de los mismos.

“Interjurisdiccional”: entre jurisdicciones provinciales y nacionales.
“Manejo sostenible”: a la administración organizada del uso de los bosques nativos de forma e intensidad.

“Productores formales”: quienes se dediquen a actividades agrícolas, apícolas, ganaderas, forestales, turísticas, de caza, pesca y/o recolección, que utilicen mano de obra individual, familiar y/o contratada. Posean, utilizan y/o coexistan con el bosque nativo de la Provincia y obtengan ingresos de dicho aprovechamiento, provocando un desarrollo económico y social, con cuidado del ambiente y de las normativas vigentes.

“Plan de Conservación de Bosques Nativos”: al documento que sintetiza la organización, medios y recursos, en el tiempo y el espacio, para la conservación y recuperación organizada de los bosques nativos con el objetivo principal de conservar el bosque nativo mediante la realización de actividades de protección, mantenimiento, recolección, pastaje, aprovechamiento sustentable y otras que no alteren los atributos intrínsecos del bosque nativo. El plan deberá ser aprobado por parte de la Autoridad de Aplicación en los términos de la presente Ley, previo al inicio de la actividad, en un plazo de sesenta (60) días corridos desde su presentación, salvo que se requieran aclaraciones o ampliaciones de la documentación acompañada, en cuyo caso dicho plazo podrá extenderse hasta treinta (30) días más.

“Plan de Manejo Sostenible de Bosques Nativos”: al documento que sintetiza la organización, medios y recursos, en el tiempo y el espacio, para la conservación y recuperación organizada de los bosques nativos, con el objetivo principal de utilizar de manera sustentable sus componentes forestales (maderables y no maderables) y no forestales y del ambiente de bosque nativo, cualquiera sea la superficie afectada. El plan deberá ser aprobado por parte de la Autoridad de Aplicación en los términos de la presente Ley, previo al inicio de la actividad, en un plazo de sesenta (60) días corridos, con la ampliación prevista en el Artículo en este mismo Artículo.

“Plan de Aprovechamiento con Cambio de Uso del Suelo”: al documento que sintetiza la organización, medios y recursos, en el tiempo y el espacio, del proceso de cambio del uso del suelo, en tanto implique desmonte parcial o total. Quedan expresamente excluidas aquellas intervenciones realizadas con el fin de un manejo de recuperación y la práctica de raleo selectivo de bajo impacto o baja intensidad. El plan deberá ser aprobado por parte de la Autoridad de Aplicación en los términos de la presente Ley, previo al inicio de la actividad, en un plazo de ciento veinte (120) días.
“Régimen de fomento”: al que tiene por objeto promover todas aquellas actividades de conservación y restauración realizadas en bosques nativos.
“Restauración”: al proceso de recuperación planificado que se aplica sobre bosques nativos degradados o áreas deforestadas, cuyo objeto consiste en revertir el proceso de degradación y recuperar la integridad ecológica del bosque original, teniendo como principal objetivo la recuperación de las especies, el incremento de la biomasa, la estructura de la masa forestal, la biodiversidad, las funciones y los procesos naturales del ecosistema forestal natural.
“Servicios ambientales de los bosques nativos”: a los beneficios tangibles e intangibles que los ecosistemas de bosques nativos brindan al propio ecosistema natural, al resto de los ecosistemas y a la sociedad

“Sistemas silvopastoriles”: son sistemas de producción integrados, donde los árboles y arbustos interactúan con especies forrajeras con la finalidad de mejorar simultáneamente la calidad del ecosistema y producir productos pecuarios y forestales.

“Sucesión ecológica”: al proceso de recuperación de un bosque nativo degradado lo cual le permite reconstituir paulatinamente su estructura y biodiversidad. El proceso está caracterizado por la introducción y extinción de especies a través del tiempo secuencial, determinado por el mismo espacio geográfico.

“Técnicas de restauración”: al enriquecimiento de especies nativas, la clausura, la reforestación con especies nativas, restauración de la cubierta vegetal y la promoción de los mecanismos de regeneración natural, entre otras.

“Titular de bosque nativo”: en la presente Ley se considera titular de bosque nativo, beneficiario de los programas y fondos que de ella deriven, a todas las personas titulares o propietarios de las tierras, personas físicas o jurídicas que poseen en ellas bosques nativos y lo acrediten fehacientemente bajo título, derechos hereditarios, donaciones y/o posesión simple, tradicional, pública, pacífica y efectiva de la tierra. A los nombrados se le garantizará el rédito económico que determine la Autoridad de Aplicación, por la preservación y conservación del bosque nativo.

Quedan condicionalmente exceptuados de la presentación de Planes de Conservación, Planes de Manejo Sostenible y de Aprovechamiento con Cambio de Uso del Suelo, todos aquellos aprovechamientos realizados en superficies iguales o menores a diez hectáreas (10 has) que sean propiedad de comunidades indígenas, campesinos o de pequeños productores. Dicha excepción al cumplimiento de la presente Ley deberá ser decidida por la Autoridad de Aplicación.

ARTICULO 4: Será Autoridad de Aplicación de la presente la Dirección de Bosques y Forestación, dependiente de la Dirección Provincial de Agricultura del Ministerio de Asuntos Agrarios.

ARTÍCULO 5: La Autoridad de Aplicación deberá crear bajo su dependencia una Comisión Asesora Honoraria de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos de la Provincia de Buenos Aires. Esta Comisión estará integrada por un (1) representante de:

  1. a) La Dirección de Bosques y Forestación, la que ejercerá la Presidencia de la Comisión;
  2. b) El Ministerio de Gobierno;
  3. c) El Ministerio de Asuntos Agrarios;
  4. d) El Ministerio de Trabajo;
  5. e) El Ministerio de Obras y Servicios Públicos;
  6. f) La Secretaría de Obras Públicas, de pendiente del Ministerio de Infraestructura, Vivienda y Servicios Públicos;
  7. g) El Ministerio de la Producción, Ciencia y Tecnología
  8. h) El Ministerio de Medio Ambiente;
  9. i) Universidades;
  10. j) Organizaciones No Gubernamentales (ONGs);
  11. k) Organizaciones de la producción y,
  12. l) Todo otro sector que acredite fehacientemente su representatividad en relación con la temática del bosque nativo.

ARTICULO 6: La Autoridad de Aplicación elaborará el respectivo Reglamento y un plan de trabajo acorde al Programa de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, con una equitativa asignación de recursos económicos y humanos, mediante la incorporación del personal necesario, para lograr llevar a cabo los objetivos de la presente.

ARTÍCULO 7: La Comisión Asesora Honoraria de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, estará integrada por un (1) representante titular y un (1) suplente de cada una de las reparticiones, entidades, organizaciones e instituciones que la componen.

ARTÍCULO 8: La Comisión Asesora Honoraria de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos de la Provincia, tendrá por objeto asesorar a la Autoridad de Aplicación en el proceso de ordenamiento territorial de los bosques nativos y su actualización.

Para el cumplimiento de su objetivo podrá utilizar todas las herramientas puestas a su disposición por la Autoridad de Aplicación o por terceros y, a solicitud de la Autoridad de Aplicación deberá emitir dictámenes, los que no serán vinculantes.

Brindará a las municipalidades de la Provincia en cuya jurisdicción se encontraran bosques nativos, capacidades técnicas para formular, monitorear, fiscalizar y evaluar planes municipales de manejo sostenible y aprovechamiento sustentable de los bosques nativos existentes en su territorio;

Capacitará al personal técnico y auxiliar; mejorará el equipamiento de campo y gabinete, accederá a nuevas tecnologías de control y seguimiento, promoverá la cooperación y uniformidad de información entre instituciones equivalentes de las diferentes jurisdicciones entre sí y con la Autoridad de Aplicación;

Otorgará compensaciones con el objeto de resarcir a los titulares que conserven el bosque nativo por los servicios ambientales que éstos brindan.

ARTÍCULO 9: Créase el Fondo para el Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos el que será administrado a través de una Cuenta Especial por la Autoridad de Aplicación.

ARTÍCULO 10: El Fondo para el Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos estará integrado por:

  1. a) Las partidas presupuestarias nacionales que le sean anualmente asignadas en el marco de la Ley Nacional Nº 26.331;
    b) Las partidas presupuestarias que le sean anualmente asignadas del presupuesto provincial;
  2. c) Los préstamos y/o subsidios que específicamente sean otorgados por organismos nacionales e internacionales;
  3. d) Donaciones y legados;
  4. e) Todo otro aporte destinado al cumplimiento de programas a cargo del Fondo;
  5. f) El producido de la venta de publicaciones o de otro tipo de servicios relacionados con el sector de los bosques nativos;
    g) Los recursos no utilizados provenientes de ejercicios anteriores,
    y
    h) La recaudación de las multas o sanciones a los infractores de la presente Ley.

ARTÍCULO 11:   La Autoridad de Aplicación destinará los recursos del Fondo para el Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos del siguiente modo:

  1. a) El setenta por ciento (70%) para compensar a los titulares del bosque nativo. La compensación consistirá en un aporte no reintegrable, a ser abonado por hectárea y por año, generando la obligación en los titulares de cumplimentar el Plan de Conservación de Bosques Nativos o Plan de Manejo Sostenible del Bosque Nativo, según corresponda en cada caso. La compensación será renovable anualmente sin límite de períodos; y
  2. b) El treinta por ciento (30%) restante se destinará al Programa para el Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, para el cumplimiento de sus objetivos.

ARTÍCULO 12: La Autoridad de Aplicación deberá remitir anualmente a la Legislatura Provincial, la ejecución de la Cuenta Especial del Fondo para el Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos. Asimismo, deberá realizar un informe mensual de ejecución en el que se detallarán los montos por beneficiario y por categoría de bosque, el que será publicado íntegramente en el sitio web de la Autoridad de Aplicación.

ARTÍCULO 13: La Autoridad de Aplicación fiscalizará el permanente cumplimiento de la presente Ley y elaborará el Mapa de Zonificación correspondiente el que se actualizará periódicamente, el los plazos que la misma determine.

ARTÍCULO 14: Constituyen infracciones:

  1. a) Llevar o encender fuego en el interior de los bosques y zonas adyacentes en infracción a la normativa vigente;
  2. b) Arrancar o abatir árboles en infracción a las leyes vigentes, aún no constituyendo un bosque sino formaciones aisladas con valor estético, turístico, botánico o histórico;
  3. c) Cualquier intervención de envergadura sobre el bosque nativo sin la autorización pertinente;
  4. d) Destruir, remover o suprimir señales o indicadores colocados por la Autoridad de Aplicación o por terceros autorizados;
    e) Cualquier alteración de los planes aprobados en los términos de esta Ley, sin previa autorización de la autoridad competente;
    f) Desobedecer órdenes impartidas por la autoridad competente relativas al cumplimiento de normas o reglamentos;
  5. g) Transferencia, cesión o intercambio de guías otorgadas por la Autoridad de Aplicación;
  6. h) El transporte y/o tenencia de productos o subproductos forestales sin las guías correspondientes;
  7. i) El desmonte de bosques nativos, aún en parches aislados, para destinar las tierras a otras actividades agropecuarias sin autorización de la Autoridad de Aplicación;
  8. j) Los incendios forestales causados con intencionalidad o por negligencia o desconocimiento de las normas mínimas de prevención vigentes;
    k) Cualquier adulteración, falsa declaración, acto u omisión violatorios de esta Ley;
  9. l) La continuidad de la labranza y cualquier tipo de tarea que implique un cambio de uso del suelo de predios desmontados en infracción a la presente Ley, y
  10. m) Toda otra violación a lo establecido en la presente Ley.

    ARTÍCULO 15:En caso de condena administrativa firme por contravenciones a los incisos b), c), e), i) y l) del artículo 14 de esta Ley, serán solidariamente responsables: el titular del campo al momento de la comisión del hecho, los sucesivos adquirentes del predio en infracción, la empresa desmontadora o empresa forestal que ejecute la obra, el profesional técnico contratado para tal fin y todos aquéllos que de un modo directo o indirecto hubieran participado en la comisión del hecho.

    ARTÍCULO 16: En forma obligatoria y con la finalidad de remediar el daño ambiental causado, los infractores deberán reforestar con especies nativas, bajo las condiciones y pautas técnicas que imponga la Autoridad de Aplicación, quien a su criterio podrá determinar también en forma conjunta o autónoma, la clausura del área afectada por intervenciones en infracción a la presente Ley, tendiente a la regeneración natural del mismo y su consecuente restauración. 

ARTÍCULO 17:  El incumplimiento de la obligación de reforestar y/ o clausura dispuesta en el artículo 16 de esta Ley, faculta a la Autoridad de Aplicación a ejecutar por sí o por terceros y por cuenta y orden del infractor, los trabajos para remediar, reforestar y/o restaurar el daño ambiental causado.

La negativa por parte del propietario y ocupante del predio a permitir el ingreso para la ejecución de los trabajos dispuestos por la Autoridad de Aplicación en cumplimiento de lo establecido en el párrafo anterior, será suplido por orden judicial de allanamiento, emanada de la autoridad jurisdiccional correspondiente, con arreglo a la presente Ley y a las normas vigentes.

El importe que demande la ejecución de lo previsto en el presente artículo, será a costa del o los infractores y el certificado de deuda por los trabajos realizados que emita la Autoridad de Aplicación, podrá reclamarse por vía de ejecución fiscal. 

ARTÍCULO 18: Las contravenciones especificadas en la presente Ley serán sancionadas con:

  1. a) Multa;
  2. b) Arresto;
  3. c) Suspensión de actividades

;d) Inhabilitación,

  1. e) Decomiso.

Las multas se establecen en un monto variable de entre un mínimo de cinco (5) y un máximo de cien (100) salarios básicos del peón rural por cada hectárea en infracción y/o fracción menor, como así también por cada conducta tipificada en el artículo 14 de esta Ley, regulado según el grado de daño ambiental ocasionado conforme a la evaluación técnica realizada por la Autoridad de Aplicación.

Además de la aplicación de la multa correspondiente, podrán ser sancionadas con la pena de hasta sesenta (60) días de arresto aquellas personas que sean sorprendidas “in fraganti” en la comisión de hechos prohibidos en la presente Ley, conforme las pautas y procedimientos establecidos en el Código de Faltas de la Provincia. En caso de reincidencia las bases mínimas y máximas de las sanciones establecidas en el presente artículo, podrán triplicarse.

Serán consideradas reincidentes, a los fines de la aplicación de las sanciones establecidas en la presente Ley, aquellas personas que siendo sancionadas con resolución firme, lleven a cabo una nueva conducta prohibida o continúen realizando el hecho sancionado, haciendo caso omiso a las directivas impartidas por la autoridad interviniente.

ARTÍCULO 19: La comisión de cualquiera de las infracciones a que aluden los artículos anteriores, implicará siempre el secuestro de todos los medios, elementos, herramientas, maquinarias, vehículos o efectos de que se valió el infractor para cometer la falta, además del decomiso del producto o subproducto forestal obtenido, de los útiles, de las herramientas y máquinas utilizadas. El destino final de los elementos secuestrados y/o decomisados será dispuesto por la Autoridad de Aplicación.

Los gastos generados por el movimiento, transporte o la carga y descarga de los elementos secuestrados y/o decomisados, serán a cargo de los infractores responsables y el certificado de deuda por los trabajos realizados que emita la Autoridad de Aplicación, podrá reclamarse por vía de ejecución fiscal.

ARTÍCULO 20:  Toda persona física o jurídica, pública o privada, declarada infractora, en virtud de la presente Ley, que no cumpla con las sanciones impuestas, no podrá obtener autorización de cambios de uso de suelo o manejo sostenible del bosque nativo.

A tal efecto créase el Registro Provincial de Infractores, que será administrado por la Autoridad de Aplicación, según los lineamientos que establezca la reglamentación y funcionará coordinadamente con el Registro Nacional de Infractores.  El Registro Provincial de Infractores deberá estar actualizado en forma permanente y será de acceso público.

ARTÍCULO 21: La resolución condenatoria que impone el pago de multas previstas en esta Ley o la certificación de deuda expedida por la Autoridad de Aplicación será considerada título ejecutivo hábil y suficiente, base de la acción y podrá reclamarse judicialmente a los responsables de su pago por vía del procedimiento de ejecución fiscal. 

ARTÍCULO 22: Quedan exceptuados de la aplicación de la presente:

  1. Los aprovechamientos realizados en superficies menores a diez (10) hectáreas que sean de propiedad de comunidades originarias o de pequeños productores.
  2. Bosques implantados de especies forestales exóticas y/o comerciales.

 

ARTÍCULO 23: El Poder Ejecutivo Provincial reglamentará la presente Ley en un plazo de ciento veinte (120) días desde su promulgación.

ARTÍCULO 24: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

FUNDAMENTOS

   La Asociación Forestal Argentina (AFoA) celebró el 21 de marzo el Día Forestal Mundial, advirtiendo que la Provincia de Buenos Aires es la única en el País que no ha sancionado la Ley de Ordenamiento de Bosques Nativos de acuerdo a la Ley Nacional 26331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos.

La mencionada Ley fue sancionada en diciembre de 2007 y estableció un año como plazo para dicho ordenamiento en cada provincia argentina.

El hecho de que ello no haya ocurrido en nuestra Provincia, frena aportes por más de setenta millones de pesos, correspondientes a pequeños y medianos productores forestales, lo que derivó en una crisis sectorial traducida en menor cantidad de plantaciones, pérdida de empleo en el Sector y menor producción.

Asimismo, impide a pequeños productores forestales cobrar los Aportes No Reintegrables (ANR) de promoción forestal de la Ley 25080 (prorrogada por Ley 26432), para plantaciones realizadas desde el año 2010. Esto ha provocado que cientos de pequeños productores forestales bonaerenses, no reciban el reintegro que legalmente deberían recibir por las plantaciones realizadas en los últimos cinco años y es el primer resultado, la drástica reducción de las plantaciones de pequeños productores (una caída del 60%), con derivaciones a futuro para el abastecimiento de la industria maderera.

También ello se traduce  en menos hectáreas forestadas, disminución de bosques protegidos, menos actividad y descenso en el nivel de empleo.

Mensaje de la FAO para el Día Internacional de los Bosques 2015: “Los bosques y los árboles nos suministran alimentos y nos protegen de manera inestimable, proporcionan el aire puro que respiramos y el agua limpia que bebemos, hospedan y salvaguardan la biodiversidad del Planeta y actúan como nuestra defensa natural contra el cambio climático. La vida en la Tierra es posible y sostenible gracias a los bosques y árboles.”.

Es por los motivos expuestos que solicito a mis pares me acompañen en su aprobación.