Manifestando preocupación ante el inminente cierre de los Centros Zonales que funcionan en las ciudades de Bahía Blanca y Junín, del fideicomiso de recuperación crediticia de la Provincia de Buenos Aires de acuerdo a la ley 12.726.

                  PROYECTO DE DECLARACION 

El H. Senado de la Provincia de Buenos Aires 

DECLARA 

    Su profunda preocupación ante el inminente cierre de los Centros Zonales que funcionan en las Ciudades de Bahía Blanca y Junín, del Fideicomiso de Recuperación Crediticia de la Provincia de Buenos Aires, de acuerdo a la Ley 12726.

   Los mismos representan un vínculo insustituible entre los deudores, que integran una cartera de mil con más seiscientos que se sumaron desde el Banco de la Nación Argentina y el Fideicomiso mencionado, ya que asesoran a los primeros y posibilitan su aproximación a las ofertas de cancelación.

FUNDAMENTOS 

   De acuerdo con lo expresado en la parte Dispositiva del presente, existe una gran preocupación entre los deudores del Fideicomiso, Ley 12726, con asiento en las Ciudades de Bahía Blanca y Junín, que forman una cartera de mil y, seiscientos más que se agregaron del Banco de la Nación Argentina.

   En efecto, este Fideicomiso tiene a su cargo el cobro de la cartera mencionada, la que comenzó con veinticinco mil deudores y sesenta mil operaciones financieras.

   Hoy, se ha previsto el cierre de estos dos Centros Zonales a partir del 1º de Setiembre del corriente y son los únicos que quedaron abiertos, pues existían diez en distintos lugares de la Provincia.

   Los mencionados Centros articulan con las Cámaras y organizaciones representativas para difundir la información atinente y son un vínculo insustituible de asesoramiento a los deudores y vehículo de aproximación a las ofertas de cancelación de su deuda.

Al pretender cerrarlos, dejan a éstos sin guía y a merced de quienes tienen terciarizada la cobranza. Por ende, el panorama que  viene a continuación son los remates.

   Por otra parte, no se avizora la causa de esta decisión ya que funcionan con una sola empleada, por lo que no puede aducirse la razón presupuestaria y su consecuencia inmediata es el perjuicio a miles de productores y comerciantes involucrados y millones de pesos a cobrar.

   Ante esta palmaria situación, solicito a los Señores Colegisladores me acompañen en la aprobación de este Proyecto.