Modificando Artículo 32º de le Ley 5109 –Ley Electoral- según texto ordenado por decreto 997/93.

Corresponde al Expediente: E 293 – 2014-2015

PROYECTO DE LEY 

El Senado y Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, sancionan con fuerza de: 

LEY

ARTICULO 1º: Modifícase el Artículo 32º de la Ley 5109 –Ley Electoral – según Texto Ordenado por Decreto 997/93 y sus modificatorias, el que quedará redactado de la siguiente forma:

“ARTICULO 32°: (Texto según Ley 11.733) Los Partidos o Agrupaciones Políticas para actuar en la Provincia, deberán pedir a la Junta Electoral su reconocimiento en carácter de tales, y presentar los siguientes recaudos:

  1. a) Copia del Acta de Constitución o de Reorganización del Partido, en su caso;
  2. b) Copia de la Carta Orgánica o del Estatuto aprobado en Asamblea Partidaria;
  3. c) Copia del Acta de Designación y Renovación de sus Autoridades Directivas;
  4. d) Copia del Acta de Nombramiento de los Apoderados Generales ante la Junta Electoral;
  5. e) Copia del Programa aprobado por las Autoridades Partidarias.

Las Agrupaciones Políticas deberán dar cumplimiento a las disposiciones anteriores antes de los sesenta (60) días de cada elección.

Cumplidos los requisitos que anteceden la Junta Electoral deberá expedirse dentro del término de treinta (30) días, acordando o denegando la personería.

Otorgada la personería a un Partido Político, la Junta Electoral oficializará sus Listas de Candidatos conforme a las disposiciones legales pertinentes, las que deberán tener un mínimo del treinta por ciento (30%) del sexo femenino y de igual porcentaje de sexo masculino, de los candidatos a los cargos a elegir, en todas las categorías y en proporciones con posibilidad de resultar electo. Este porcentaje será aplicable a la totalidad de la Lista. No se oficializará ninguna Lista que no cumpla estos requisitos.

En idéntico sentido que el párrafo anterior, las Listas de Candidatos deberán contar con un mínimo del treinta por ciento (30%) de jóvenes de ambos sexos, de los candidatos a elegir. A los efectos de esta Ley serán considerados “jóvenes”, a los ciudadanos que cuenten como máximo con treinta (30) años de edad, para las candidaturas a diputado, concejal y consejero escolar y a hasta los treinta y cinco (35) años de edad, para la candidatura a senador. En este último caso, la proporción será de un (1) joven, cualquiera sea su sexo, el que integrará la Lista de Candidatos.

Los Partidos presentarán, juntamente con la solicitud de oficialización de Listas, datos de filiación completa de sus candidatos y el último domicilio electoral.”.

ARTICULO 2º: De forma.

FUNDAMENTOS 

   Además de la representación femenina en la participación política de nuestra Provincia, paliada por la Ley 11733, al establecer la exigencia de cumplir con un cupo mínimo del género en la integración de las listas para cargos electivos, existe otra desproporción en la representación pública en menoscabo de un sector de la Sociedad que se encuentra alejado de protagonizar la vida política. El último Censo Nacional arroja que, más del treinta y cinco por ciento (35%) del padrón electoral está compuesto por jóvenes, de quienes estamos perdiendo su pensamiento vanguardista y la ductilidad para incorporar nuevos criterios.

El sector juvenil hasta los treinta y cinco (35) años en nuestra Provincia se encuentra representado en el cuarenta por ciento (40%) del Padrón: Sin ello verse reflejado en la participación política de los Concejos Deliberantes, Concejos Escolares y menos aún en la Cámaras Legislativas.

Es desde este ámbito que corresponde dar el paso necesario para la creación del espacio requerido ya que en nuestros anhelos se encuentra  alcanzar una Sociedad más justa y más humanizada, lo que coincide con los cometidos de la actividad política e institucional.

Resultaría posible que pueda interpretarse como una suerte de discriminación positiva, pero no por ello inconstitucional. El verdadero sentido de la modificación que se propone tiene por objetivo que, aunque se comience a llevar a cabo obligatoriamente por Ley de esta Legislatura Bonaerense, ello se transforme en una manera de ver con el transcurso del tiempo, como algo natural que así suceda y que ya no tengan su participación porque la Ley lo dispone, sino porque la conciencia colectiva lo haya internalizado, en el sentido de que los espacios de poder no se piden sino que se ocupan.

Por lo expuesto les solicito a mis pares me acompañen en su aprobación, en un intento de “aggiornarnos” y reconocer la realidad, pensando junto con los jóvenes y no por los jóvenes. Procuremos avanzar hacia una mirada más amplia en la participación de la juventud que se traduzca en una intervención plena en la vida política, económica y social, como sujetos de derecho.