Modificando el Artículo 3º e incorporando artículos 3º Bis y 3º Ter del Decreto Ley Nº 8778/82 – Orgánica de los Partidos Políticos – y agrupaciones Municipales.

Corresponde al Expediente: E-280/13-14
PROYECTO DE LEY

El Senado y Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires sancionan con fuerza de:
LEY
ARTICULO 1: Modifícase el Artículo 3º del Decreto Ley 8778/82 – Orgánica de los Partidos Políticos y Agrupaciones Municipales- Texto Ordenado por Decreto N° 3.631/92, con las modificaciones introducidas por las leyes 10156; 10303; 10485, 10825, 12915, 13640, 14086 y 14249, el quedará redactado de la siguiente manera:

ARTÍCULO 3°: Compete a los partidos políticos, agrupaciones municipales y alianzas políticas, la nominación de candidatos para cargos públicos de acceso electivo y la intervención en las elecciones de los mismos.

La titularidad de las bancas de los cuerpos legislativos provinciales y de los municipios que integran la Provincia, pertenece a los partidos políticos, agrupaciones municipales y alianzas políticas debidamente reconocidos por la Junta Electoral, de acuerdo al inciso a) del Artículo 5º de la presente.
Exceptúase de lo prescripto en el párrafo anterior, el hecho de que el partido, agrupación municipal o alianza política titular de la banca, pasara a integrar como tal, una nueva alianza política, caso en que la banca será retenida por la organización política que la hubiera obtenido en las elecciones generales correspondientes.

ARTICULO 2: Incorpórase como Artículo 3º bis del Decreto Ley 8778/82 – Orgánica de los Partidos Políticos y Agrupaciones Municipales- Texto Ordenado por Decreto N° 3.631/92, con las modificaciones introducidas por las leyes 10156; 10303; 10485, 10825, 12915, 13640, 14086 y 14249, el del Decreto Ley 8778/82 – Orgánica de los Partidos Políticos y Agrupaciones Municipales- Texto Ordenado por Decreto N° 3.631/92, con las modificaciones introducidas por las leyes 10156; 10303; 10485, 10825, 12915, 13640, 14086 y 14249, el siguiente:
ARTICULO 3º BIS: El representante electo para ocupar una banca, deberá renunciar a la misma cuando:
a) Pasare a integrar en calidad de precandidato a cargo electivo, una lista perteneciente a partido, agrupación o alianza política ajena al origen de su cargo.
b) Fuera destinado a ejercer función o cargo ejecutivo.
La renuncia deberá efectuarse al momento de oficializarse la lista de precandidatos en el supuesto del inciso a), o con antelación a prestar juramento en el cargo para el que se lo hubiera designado, en el caso contemplado en el inciso b).
En ambos casos su reemplazo se hará automáticamente, siguiendo el orden de colocación en la respectiva lista de candidatos, en la forma prescripta por el Artículo 122 de la LEY 5.109 – LEY ELECTORAL – con las modificaciones introducidas por las leyes 5.175; 6.223; 6.224; 6.698; 6.757; 11.019 Y 11.024 y los Decretos Leyes 7.613/70; 9.024/78; 9.245/79; 9.949/83 y 9.985/83.
Asimismo deberá renunciar, en el supuesto de encontrarse el mismo cumpliendo su mandato, si pasara a constituir un bloque político disidente al que integraba, sea éste uni o pluripersonal, cumpliéndose con lo previsto en el párrafo anterior.
ARTICULO 3: Incorpórase como Articulo 3º ter del Decreto Ley 8778/82 –Orgánica de los Partidos Políticos y Agrupaciones Municipales- Texto Ordenado por Decreto N° 3.631/92, con las modificaciones introducidas por las leyes 10156, 10303, 10485, 10825, 12915, 13640, 14086 y 14249, el siguiente:
ARTICULO 3º TER: En el caso que el legislador no cumpliera con lo ordenado por los artículos anteriores, será removido de pleno derecho y sancionado con una multa equivalente a tres (3) dietas, con más la imposibilidad de postularse para cargo electivo de los enunciados, en la elección siguiente, en ningún partido, agrupación municipal o alianza política.
ARTICULO 4: Los intendentes comunales designados para un nuevo cargo político, mientras dure su mandato en el anterior, deberán renunciar a aquél, antes de prestar juramento en la nueva función. En caso contrario, serán removidos de pleno derecho y pasibles de las sanciones previstas en el Artículo 3º ter del Decreto Ley 8778/82 – Orgánica de los Partidos Políticos y Agrupaciones Municipales- Texto Ordenado por Decreto N° 3.631/92, con las modificaciones introducidas por las leyes 10156; 10303; 10485, 10825, 12915, 13640, 14086 y 14249.
ARTICULO 5: La presente Ley comenzará a regir diez (10) días hábiles anteriores a la próxima convocatoria a elecciones primarias.
ARTICULO 6: De forma.

FUNDAMENTOS
Existen dos instituciones que constituyen la idea de representación popular: el Poder Legislativo y los Partidos Políticos. Si bien se encuentra sentado en el conocimiento popular, la Constitución Nacional no se expresa acerca de la titularidad de las bancas legislativas y la legislación sólo se refiere al tema al pronunciarse sobre la elección de los legisladores titulares y de suplentes, en el caso de vacantes.
En los orígenes de la organización nacional, los cargos públicos eran ejercidos por el caudillismo o el favoritismo. Luego irrumpen los Partidos Políticos para conferir representatividad popular y canalizar las ideologías, siendo los únicos facultados para presentar candidatos a cargos electivos. Los Bloques Políticos que rigen la vida del Parlamento se conformaron en el año 1895 y se orientaron a organizar una conducta coherente y homogénea de sus integrantes, elegidos por un mismo Partido Político y respondiendo a una misma plataforma electoral.
Los legisladores se encuentran en la Cámara respectiva por los núcleos de opinión que los llevan como sus representantes. Estos candidatos, electos por sus partidos, están obligados consecuentemente en el campo de la ética, a responder a los intereses del mismo, los que racionalmente deben coincidir con los suyos propios.
Es el Partido Político el que entabla la lucha para el logro de una banca en la Legislatura y además, es la única forma de instrumentar el sufragio. Por ello, el individuo que representa a dicho partido, tiene que prescindir de su albedrío personal, pues se debe a su investidura.
La banca pertenece al Partido Político que elige al candidato y su correspondiente plataforma y, ese candidato es seleccionado por el Pueblo con su sufragio,: es decir que la banca pertenece al Soberano que lo ha elegido para representarlo ya que el ciudadano vota una filosofía, plasmada en una plataforma electoral que el elegido no puede vulnerar.
En el mismo sentido, la idea de la pertenencia de la banca al Partido resulta más válida, al considerar que cada Partido debe hacer la proclamación de sus candidatos, habiendo realizado, previamente, la valoración de las cualidades de los elegidos.
En abril de 1920, el Diputado Vergara, con motivo de la renuncia del Diputado Becú, por discrepancias con su Partido, decía que dicho Diputado “no se cree ya con fuerzas bastantes para defender el programa, las finalidades y las orientaciones de la UCR y no puede ser representante del Partido en la Cámara” y, terminaba diciendo: “En materia política tenemos el mandato imperativo, representamos a partidos políticos que nos han traído a esta Cámara y entonces cuando llegamos a discrepar con ellos, debemos abandonar la banca que por voluntad de ellos ocupamos”.
De similar manera fue expulsado el Diputado Moreno en octubre de 1923, al expresar que: “Cuando un legislador se aparta del Partido que lo ha traído a la Cámara, no puede continuar con el ejercicio de su cargo, por cuanto carece ya de la representación del que fuera, en su oportunidad, debidamente investido”.
Del mismo modo los Socialistas compartían en 1934 este criterio, al considerar el Diputado Dickman que, si algún Partido está en desacuerdo con alguno de sus representantes, éste no debe retener la banca, pues ella no la obtuvo a título personal.
El Dr. Jorge Vanossi sostuvo en el año 1987, en ocasión de su informe presentado por una cuestión de privilegio, que la banca pertenecía al Pueblo y no debe cercenársele al mismo el derecho inalienable de elegir a través del sufragio pues “el Partido lo único que hace es nominar”, pero acepta que el Estado Democrático “exige un sistema de partidos” que se sustenta en la Constitución Nacional.
Así, el Diputado Maidana, afirma que cuando los hombres se incorporan a un partido político “no enajenan su conciencia”, pero la ética pública no diagramada en normas escritas, obliga a cumplir con los principios a los cuales se apeló para ser elegido y – en caso de disidencia – resignarlos con el cargo que se obtuvo en virtud de ellos.
La Constitución de Catamarca, en su Artículo 242 expresaba que: “la banca pertenece en principio al partido que postuló al legislador”. En el mismo sentido, lo decía la Constitución de Santiago del Estero, al reglamentar la elección de los diputados y también la Constitución del Brasil. Los constituyentes de 1957 aclaraban que debían incorporarse a la Convención “los que pertenecen al partido político que los eligió candidatos”. También coincidió con esta tesis la Ley 19862 que reguló el Sistema Electoral Nacional en 1972. En la práctica hubo innumerable cantidad de legisladores que renunciaron a sus bancas por discrepancias con su partido, por no haber cumplido con la función encomendada, por haber sido expulsados del mismo, por separarse del partido al que pertenecían o por disolución de éste.
En congruencia con lo expresado, este Proyecto de Ley modifica la Ley Orgánica de los Partidos Políticos, agregando expresamente la pertenencia de la titularidad de las bancas legislativas en cabeza de los Partidos Políticos, con la excepción de que un partido, agrupación municipal o alianza política, pasara a integrar como tal, una nueva alianza política, pues en ese caso, la banca será retenida por la organización política que la hubiera obtenido.
En consecuencia, se trata a continuación, de la renuncia para el caso de incumplimiento de lo prescripto más arriba y el momento en que la misma debe llevarse a cabo, como así también su reemplazo automático, de acuerdo a la LeyElectoral de la Provincia, en el caso de que el representante sea candidato o ya se encuentre cumpliendo su mandato.
A continuación se establecen las sanciones si dichas prescripciones fueran infringidas
En el Artículo 4, se trata de la renuncia de los intendentes comunales que pasen a cumplir una nueva función y sus sanciones.
El objetivo del presente Proyecto es plasmar en una Ley que pretende interpretar lo más claramente posible las ideas y su desarrollo doctrinario, con más la legislación de otras provincias argentinas, todo lo cual compartimos, no sólo desde un punto de vista partidario, sino aún con más fuerza, como ciudadanos que elegimos a nuestros representantes y que en ocasiones somos destinatarios de esa representación. Todo ello lo es, a los fines de contar con la normativa pertinente que nos ordene claramente cómo resolver en cada caso que se nos presenta, en pos de la transparencia, sin importar banderías políticas y obtener claridad en la solución cuando la oportunidad lo exige.
Esta iniciativa no pretende ser original: ya han habido proyectos anteriores que no llegaron a sancionarse; pero, con la profunda esperanza de aportar sincera y desinteresadamente solución legal a estas situaciones, las que se presentan asiduamente, es que solicito a mis pares me acompañen en su aprobación.