Modificando los Artículos 9º y 17º de la ley 14050 (Nocturnidad).

Corresponde al Expediente: E 300 – 2014-2015

PROYECTO DE LEY 

El Senado y Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires sancionan con fuerza de:

LEY 

ARTICULO 1º: Modifícase el Artículo 9º de la Ley 14050, el que quedará redactado de la siguiente forma:

ARTICULO 9º: No se admitirá la concurrencia en los locales e instalaciones bailables de menores de catorce (14) a diecisiete (17) años en forma simultánea con mayores de dieciocho (18) años de edad.

Exceptúase de esta prohibición a los municipios que, en razón de su realidad social y de su territorio, decidan modificarla con respecto a lo prescripto en el Artículo 1º de la presente. 

ARTICULO 2º: Modifícase el Artículo 17º de la Ley 14050, el que quedará redactado de la siguiente forma:

ARTICULO 17º: Las Municipalidades deberán adecuar sus reglamentaciones locales a las previsiones de esta Ley, sin perjuicio de la aplicación de las normas propias cuando las mismas contemplen límites o modalidades horarias y de funcionamiento más restrictivas.

Sin detrimento de lo prescripto, los Concejos Deliberantes de los distritos que cuenten con hasta TREINTA Y CINCO MIL (35.000) habitantes, podrán autorizar la ampliación de límites o modalidades horarias y de funcionamiento, de acuerdo a la realidad social y territorial de la Comunidad de cada uno de ellos. 

ARTICULO 3º:  De forma.

FUNDAMENTOS

   La Ley 14050, a través de sus Artículo 3º y 5º, establece horarios uniformes en todo el territorio de la Provincia de Buenos Aires, para la permanencia de los jóvenes en los lugares determinados en su Artículo 1º e instituye los establecimientos o locales donde se vendan, expendan o suministren bebidas alcohólicas destinadas a ser consumidas exclusivamente en el ámbito físico en que funcionan, por su Artículo 2º.

La Justicia en general, no advierte que “la ley 14050 vulnere derechos constitucionales, tales como el de propiedad, el de trabajar y ejercer industria lícita, el de seguridad jurídica e igualdad jurídica, toda vez que constituye una facultad indelegable del Estado provincial propiciar un marco regulatorio a la actividad, la cual no se encuentra obstaculizada ni morigerada sino regulada en aspectos esenciales, intentándose preservar a los jóvenes del consumo excesivo de bebidas alcohólicas y contribuir de esa manera a tener una nocturnidad más ordenada”.

En autos: “PUEBLO S.R.L Y OTROS C/ PROVINCIA DE BUENOS AIRES Y OTROS S/ AMPARO”, los jueces de la Cámara de Apelación en lo Contencioso Administrativo con asiento en San Martín, consideraron que: “En particular, en tanto la ley 14050 legisla sobre una materia propia de la competencia de los municipios, materia ya legislada por estos desde antaño, desconociendo así dicha legislación municipal anterior, obligando a adaptarla a las regulaciones innovativas que establece la ley citada, vulnerándose entonces, de manera palmaria, las autonomías municipales reconocidas por el art. 123 de la C.N., por la Constitución de la Provincia de Buenos Aires y por la ley orgánica de las municipalidades, expresan que la vía, se justifica por la urgencia y rapidez que requiere la solución del tema”.

En los fundamentos de la Ley 14050 se destaca que es responsabilidad del Estado proteger la familia, núcleo primario y fundamental de la sociedad, la niñez a quien deben asistir en situaciones de riesgo y a la juventud, facilitando el desarrollo de sus aptitudes y la plena inserción cultural y comunitaria, conforme expresamente lo imponen los incisos 1, 2 y 3 del artículo 36 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires.

En el mismo tema, pero desde una óptica diferente el art. 17 expresa que las Municipalidades deberán adecuar sus reglamentaciones locales a las previsiones de esta Ley, sin perjuicio de la aplicación de las normas propias cuando las mismas contemplen límites o modalidades de horarios y de funcionamiento más restrictivas. Lo que sucede, es que si se quería evitar el desplazamiento por las rutas para ir a localidades con límites de horarios más extendidos, este artículo, precisamente lo alienta.

Nótese, como se refiere en la primera parte de estos Fundamentos que la Justicia reconoce que: “…en tanto la ley 14050 legisla sobre una materia propia de la competencia de los municipios, materia ya legislada por estos desde antaño, desconociendo así dicha legislación municipal anterior, obligando a adaptarla a las regulaciones innovativas que establece la ley citada, vulnerándose entonces, de manera palmaria, las autonomías municipales reconocidas por el art. 123 de la C.N., por la Constitución de la Provincia de Buenos Aires y por la ley orgánica de las municipalidades, expresan que la vía, se justifica por la urgencia y rapidez que requiere la solución del tema”. Es justamente esta interpretación la que no ha tenido en cuenta las modalidades del desenvolvimiento de la vida local.

Por todo lo expresado, con la modificación de estos Artículos de la Ley 14050, no se pretende desconocer el espíritu de su sanción en cuanto tiende a proteger a los menores de las situaciones de riesgo personal y social al que se encuentran sometidos, pero su objetivo es llegar más cerca de ellos, porque la realidad es que cada comunidad es distinta o en ocasiones similar a otras. Los menores van en busca de los lugares en que los locales bailables cierran sus puertas más tarde, en provincias limítrofes, alejándolos del lugar donde habitan, recorriendo caminos en mal estado de conservación o rutas peligrosas, muchas veces conduciendo sin haber llegado a la edad de obtener su licencia de conducir, a lo que cabe agregar la presencia de alcohol, no siempre controlada, solos o en compañía de personas que han alcanzado la mayoría de edad, pero que en nada garantizan su seguridad.

A ello se aduna que en estas pequeñas localidades, la cantidad de menores es muy reducida ya que, una vez finalizado el colegio secundario, emigran a las ciudades donde se asientan las universidades. Entonces, la otra consecuencia indeseada es que los locales cierran sus puertas y los jóvenes no tienen adonde ir o, lo que resulta peor, logran el acceso a los mismos como resultado de acuerdos espurios entre los propietarios de los locales bailables y las fuerzas de seguridad, violando palmariamente la Ley.

Es por estos motivos que se pretende interpretar y dar solución a la situación en que se vive en los distritos pequeños, lo que sólo puede ser legislado por las autoridades locales, en pleno conocimiento de lo que ocurre en cada uno de ellos.

Por lo expuesto, solicito a mis pares me acompañen en la aprobación de la presente.