Piden explicaciones a la Provincia por el cobro de la tasa a la calidad de los efluentes a los productores rurales

Es porque la Ley y su reglamentación establece que el cobro sólo debe hacerse a quienes realizan un uso industrial del agua. También se pide que se informe la causa del error de haber enviado la factura a quien no correspondía.

A través de un pedido de informes presentado por el senador Horacio López (UCR), se le solicita a la Provincia que informe, entre otras cuestiones, las razones por las cuales se les cobra a los productores bonaerenses la Tasa de Inspección de Funcionamiento y Control de Calidad de Efluentes, teniendo en cuenta que, mediante la Reglamentación de los Artículos 43, 56 y 67 de la Ley 12257, en sus considerandos, se establece específicamente que el canon de marras, “alcanzará a quienes al realizar un uso industrial del agua, la emplean como única materia prima o como componente principal en el proceso de producción”.

En el mismo proyecto, López le pide al Poder Ejecutivo, a través de la Autoridad del Agua -ADA- del Ministerio de Infraestructura de la Provincia, “si la autoridad correspondiente ha confeccionado un registro que comprenda a todos quienes deban abonar la tasa de referencia, la metodología de la realización del atinente censo de obligados al pago y si el mismo se ha dado a publicidad; si se ha tenido en cuenta la necesidad de confeccionar el instrumento legal adecuado que corrija el error cometido y desvincule definitivamente de la obligación de pago a quienes no se encuentren comprendidos en la norma jurídica”.

“Este proyecto –indicó el senador radical-, surge del reclamo de productores agropecuarios de varios distritos de la Provincia ante  la exigencia de pago de una Tasa de Inspección de Funcionamiento y Control de calidad de efluentes, la cual no corresponde por Ley que abonen, pues ésta se refiere a los productores industriales”.

“Además, por ejemplo en nuestra región (Puán), es semiárida, en Desastre Agropecuario por sequía en los últimos quince años. En su gran mayoría realizan cría y recría y muy pocos hacen invernada, es decir el ciclo completo y el acuífero subterráneo lo atizan para que beban los animales y para el consumo propio, por lo que no produce el vertido de efluentes. Tampoco se utiliza esa agua para los cultivos de invierno”.

En varios puntos de la Provincia la situación es similar y sin embargo nos encontramos ante boletas de pago que no corresponden”, agregó finalmente el actual Vicepresidente Tercero de la Cámara Alta bonaerense.

Este artículo fue publicado en la sección Actividades.