Solicitando al Poder Ejecutivo Provincial, adopte las medidas convenientes para revalorizar el rol de la Escuela Pública.

Corresponde al Expediente: F 171 – 2013-2014
PROYECTO DE DECLARACION

El Honorable Senado de la Provincia de Buenos Aires, vería con agrado y en el marco de la preocupación que la situación merece, que el Poder Ejecutivo Provincial, a través de la Dirección General de Cultura y Educación, adopte las medidas convenientes para revalorizar el rol de la escuela pública y revertir el achicamiento de la matrícula que la misma viene sufriendo frente al crecimiento de la escuela privada, dado que no se ha puesto en marcha la jornada extendida y lo que es más grave aún, no se cumple con el calendario escolar en el ámbito de aquélla.

FUNDAMENTOS

Datos estadísticos oficiales obtenidos de los Anuarios Estadísticos del Ministerio de Educación, muestran que entre 2003 y 2010 la matrícula de las escuelas privadas creció siete veces más que la pública.
Es observable un desamparo tanto en la esfera de las acciones nacionales como provinciales, que hace que la escuela pública haya caído en una situación crítica.
A nivel general, la demostración concreta de esto es que tanto en los colegios privados como en los públicos, el nivel de deserción escolar sigue en ascenso.
Para peor, en el caso de las escuelas aranceladas, las clases medias y medias bajas hacen un esfuerzo supremo para reunir el dinero necesario para mandar a sus chicos a estos establecimientos, destinando un enorme porcentaje de su salario. Ello no sucedería si la escuela pública volviera a tener la excelencia que en su momento tuvo, o al menos funcionara como siempre estuvo previsto y hace ya largos años que no ocurre así.
Para tener una referencia concreta: entre 2003 y 2010 la inscripción en colegios públicos se incrementó menos del 1%, mientras que en privados aumentó cerca del 20%. Más en detalle, en ese período la matrícula de la escuela pública creció apenas en 66.041 estudiantes. En cambio, los colegios privados recibieron 444.920 concurrentes más. Es decir, la escuela privada creció en alumnos siete veces más que la pública.
Entre los años 1996 y 2003 ingresaron a escuelas o universidades estatales más de 1,4 millones de estudiantes, pero en los últimos siete años apenas se incorporaron 390 mil. Por el contrario, aumenta fuertemente la incorporación al sistema privado, ya que entre 1996 y 2003 de cada 100 nuevos estudiantes incorporados al sistema educativo, apenas 20 lo hacían en institutos privados y entre el 2003 y el 2010, 63 de cada 100 nuevos estudiantes ingresan a dichos establecimientos.
Entre las razones del crecimiento de la educación privada por sobre la pública inciden fuertemente el incumplimiento del calendario escolar y la no extensión de la jornada. Muchos padres no juzgan la calidad de la enseñanza, sino los hechos visibles: si la escuela está abierta o está cerrada; si son cuatro horas de clases o siete como en los colegios privados.
Si miramos la Provincia de Buenos Aires, veremos que no se cumple la Ley de Educación, que establece que en el año 2010 el 30% de los chicos de las escuelas estatales primarias ya tendrían que estar cursando con jornada extendida. En el conurbano bonaerense la cifra no llega al 2%.
Globalmente, entre 2003 y 2010, la matrícula estatal cayó en 20 provincias, lo cual muestra a las claras que es una tendencia generalizada. Al mismo tiempo, la matrícula privada crece significativamente en casi todo el País.
Es por las razones expuestas que solicito a mis pares, me acompañen aprobando el presente Proyecto, que pretende ser un aporte a la solución de este acuciante problema.